sábado, 8 de abril de 2017

Reseña: Los trenes del tiempo (Marcelo Coccino)

Hoy les traigo la reseña de Los trenes del tiempo, un libro de cuentos del escritor local Marcelo Coccino. El libro fue publicado por el autor a través de la Editorial Dunken. Siempre que reseño libros de cuentos, voy tomando notas a medida que leo para después poder brindar mi opinión de cada cuento. A continuación, les dejo el título de cada cuento y lo que pensé mientras lo leía. 

El jardín de los colibríes
Una pareja de ancianos siempre invita a comer a los chicos que viven en su cuadra el día sábado. La casa tiene un jardín, en el que juegan los chicos cuando la pareja de vecinos de va de viaje. Un día, uno de los chicos, el narrador, comienza a sospechar algo. Un cuento muy emotivo, sobre todo el final, que nos hace derramar algunas lágrimas.

La muerte del origen
Un hombre recibe una llamada telefónica a la madrugada donde le comunican una mala noticia. Recién al final del cuento, nos enteramos "quién murió". El final me sorprendió bastante.

El día de la tormenta
Un niño escucha muchas veces una anécdota sobre una tormenta que ocurrió en el pueblo. A medida que crece, duda de su veracidad. De grande, decide investigar si es cierto. Este cuento me hizo recordar mi niñez, cuando vino el papa Juan Pablo II a Rosario y no se hablaba de otra cosa.

La inesperada partida
Un chico se quiebra un brazo y se dedica a jugar al ajedrez. Le gana a todos sus amigos hasta que aparece un chico más grande que lo desafía. Un cuento breve que nos hace recordar nuestra infancia, cuando nos creíamos invencibles.

Rolando
Amílcar es un hombre del pueblo que recibe como herencia el frigorífico de su tío. Y con la herencia, vendrán distintos problemas. Un cuento que relata la furia de los hombres, aquello de "pueblo chico, infierno grande". Me da lástima el final de Rolando (si quieren saber quién es Rolando, lean el cuento).

El sol en el aljibe
Un hombre está separado de su mujer, pero la ama y quiere recuperarla. Urde un plan para saber si ella aún lo ama. Las últimas páginas me sorprendieron, es decir, cuando se lleva a cabo el plan del hombre para recuperar a su mujer.

El postergado protagonista de la final
Una final de fútbol infantil es el eje de este cuento. A los locales no les va como esperaban y culpan al árbitro por el resultado adverso. Este cuento me hizo acordar a los cuentos futboleros de Fontanarrosa. Es uno de los que más me gustó. Muestra como muchas veces los padres de los niños se comportan como fanáticos. El humor sobrevuela el cuento con un final a la altura de la locura de los padres de los niños.

Un caballo entre bicicletas
Un grupo de chicos suele visitar a un hombre del pueblo que de joven trabajó en un circo. A los niños les gusta escuchar sus anécdotas, hasta que un día les cuenta unos relatos relacionados con el diablo. Este cuento nos muestra la fascinación que ejerce este tipo de personajes en los niños, quienes adoran oír historias y las creen a pies juntillas.

El acto fallido
Un discurso político es el eje de esta historia. Un político muy querido en el pueblo y que aspira a ser el próximo presidente comunal pronuncia un gran discurso hasta que algo impensado sucede. Me gustó este cuento porque el desenlace fue impredecible. También tiene bastante humor negro.

El domador
Un domador, hombre de pocas pulgas, es el protagonista de este cuento. No se lleva bien con su jefe. Un día falta al trabajo y el jefe lo despide. El hombre busca venganza, pero los hechos toman otra dirección. Me gustó que el cuento esté narrado en primera persona por el domador, un hombre de campo que tiene una forma característica de hablar que el autor reproduce a la perfección.

El destino precoz
En este cuento nos volvemos a encontrar con Fortunato, el protagonista del cuento Un caballo entre bicicletas. A través de una carta nos cuenta su vida. Fue interesante conocer más acerca de la vida de este personaje.

Los trenes del tiempo
El único gomero del pueblo, preocupado por la poca cantidad de trenes que llegan a la localidad, idea un plan para frenar el deterioro del pueblo La Estación. Me gustó su idea, es muy ingeniosa.

Todos los cuentos del libro transcurren en La Estación, un pequeño pueblo ficticio, que (sobre)vive gracias al paso del tren. Esto sirve de hilo conductor del libro. Me pareció un buen criterio para decidir qué cuentos incluir en el libro y cuáles no. 

Este libro me hizo retroceder en el tiempo. Me hizo volver a mi infancia, cuando viajar en tren era algo muy común. Si bien yo nunca viajé en tren, recuerdo haber ido a despedir a parientes a la estación Rosario Oeste, que se encuentra a unas cuadras de mi casa. Además, solía salir a caminar con mi papá por el barrio y, a veces, íbamos a la estación a ver cómo llegaban y partían los trenes. Nos gustaba ver el movimiento de la gente, ver si encontrábamos algún conocido entre los pasajeros. También caminábamos por la zona del viaducto del bulevar Avellaneda y mirábamos pasar los trenes cargueros.

Los cuentos que más me gustaron fueron los siguientes:
  • El jardín de los colibríes, por la emoción que transmite
  • El postergado protagonista de la final, porque me resultó muy divertido y me hizo acordar a Fontanarrosa
  • El acto fallido, por el humor negro que me divirtió bastante
  • El domador, por el lenguaje que utilizó el autor al escribirlo
  • Los trenes del tiempo, porque a través de la irrealidad de este relato, se cuenta la realidad de muchos pueblos dependientes del ferrocarril que durante la década del noventa vieron cómo se modificaba su estilo de vida al disminuir el paso de los trenes
La prosa de Marcelo Coccino es muy elegante y la narración fluye naturalmente. Los cuentos se disfrutan mucho porque tienen buenos finales, la mayoría muy sorprendentes. También se disfruta la nostalgia de un pasado no muy lejano que flota entre las páginas del libro. Recomiendo Los trenes del tiempo a las personas a las que les gustan los relatos, como así también a los amantes de los trenes y quienes vivieron o viven en localidades pequeñas, ya que siento que se van a sentir muy identificados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario